El arte de desvestirte delante de tu pareja

Para algunas mujeres resulta muy difícil mostrar su cuerpo desnudo ante su pareja.

A pesar de los años de convivencia y del amor que siente su esposo por ellas. Surgen las inseguridades y dudas de qué tan atractiva luce ante su pareja; si su celulitis luce muy mal, si las caderas son muy anchas, si está muy velluda, si los senos son pequeños o están muy flácidos, etc. 

Todas esas inseguridades se convierten en limitantes de una plena satisfacción en la intimidad sexual con la pareja; sin embargo, son sentimientos muy frecuentes en las parejas.

Estar pendiente de esconder ciertas partes del cuerpo de la vista de la pareja, evitan una buena concentración y relajación en la actividad sexual. Algunas veces ni la luz apagada es suficiente para ocultar los “aparentes defectos”. 

Es cierto que en la juventud, nos volvemos un poco exigentes con el físico tanto propio como con el del sexo opuesto. Pero el tiempo y el cariño se encargan de invertir nuestra escala de valores y darnos cuenta que preferimos a una pareja feliz a una que constantemente sufre por mantenerse a dieta y no falta un día al gimnasio, para que a pesar de todo, nunca esté conforme con su físico. 

Si estás segura que tu pareja te acepta tal como eres, relájate y liberate. Lo primero es liberarte de la ansiedad que se presenta al querer evitar la desnudez. Esto lo lograrás desde el plano de la intimidad, cuando tu pareja te enseñe a descubrir lo sensual que eres independientemente de tu físico. 

Así es, un cuerpo perfecto no es requisito para ser una mujer sensual y atractiva. Es por eso que la próxima vez que estés con tu pareja en la intimidad y tengan suficiente tiempo para estar juntos a solas, comiencen con una rutina que te ayude a descubrir tu lado sensual. 

A oscura completamente, comiencen una sesión muy larga de caricias, en la que tu tarea será la de olvidarte por completo de la angustia de tu cuerpo. Olvida la parte fisica y concéntrate en las sensaciones por completo. Identifica cada parte de tu cuerpo con la sensación de placer que experimentas con las caricias; llegará el momento en que deberás “desconectar” la relación entre la parte del cuerpo y la sensación. Esto es, solo existirá para ti, la , independientemente de la parte del cuerpo. 

Esto no funcionará desde el inicio, ya que representa elevar tu autoestima con respecto a tu cuerpo y esto no se logra de la noche a la mañana; pero en cambio, estarás despertando tu lado sensual  y poco a poco podrás sentirte atractiva al estar desnudaante tu pareja. Recuerda que una mujer segura de sí misma con respecto a su sexualidad es mucho más atractiva para un hombre que la mujer con el mejor cuerpo.

 


www.hotelaladdin.com - ® 2012 Derechos Reservados